BODAS NATURALES 

Con imágenes potentes 



Estás buscando al responsable de crear los recuerdos de ese gran día y en medio de esta locura no quieres perder la ilusión, una parte de ti sabe que esa boda va a ser el mejor día de tu vida. 

 Cuando yo busco un servicio me preocupo de comparar, de investigar a quien está detrás de ese producto, de saber si su estilo es lo que estoy buscando y estoy segura que aunque aún no hayas descubierto lo que quieres si algo tienes claro es lo que no quieres.

En una boda no queremos estrés, falta de seriedad, que al final nos vendan cosas que no hemos pedido, que compremos A y el resultado sea Z. Es un día irrepetible y no podemos jugárnosla. No queremos sorpresas porque el éxito de ese día depende de la planificación y la profesionalidad de tus proveedores, es por ello que los meses previos te vuelcas de lleno a organizar un evento que pasa en horas.




Yo también fui novia y así como tú me estresé, padecí, lloré, me ilusioné, algunas veces amanecí sintiéndome la mujer más feliz y otras me acosté pensando que todo saldría mal, pero tener la seguridad que estamos contratando a los mejores nos devuelve a ese camino de los preparativos, que no tiene porque ser un suplicio si sabes elegir a tus proveedores. 

 Soy fotógrafa y me dedico a ayudar a parejas a construir los recuerdos del día de su boda, hago reportajes frescos que cuenten su historia de verdad y les ayudo a encontrar la mejor luz y las mejores localizaciones para conseguir unas fotografías que les trasladen una y otra vez a ese día, sin importar cuanto tiempo pase. 

Puedo contarte que he hecho muchas bodas y que el 100% de mis clientes ha quedado contento, puedo decirte que me vuelco de forma personalizada con cada una de mis parejas porque no entiendo que un trabajo tan importante se haga de otra manera y que en las bodas lloro, río, bailo y me emociono como si se casaran dos buenos amigos, pero nada de esto servirá si no me conoces antes.

Mi estilo es natural y espontáneo pero también tiene ese punto de locura, como las grandes historias de amor. Me gusta implicarme en cada boda y vivirla como si fuera una invitada más. Soy sigilosa y muchas veces pasaré desapercibida porque cuando la gente se olvida que hay una cámara surge la verdadera magia.

¡Sí, quiero!

Porqué deberías llevarme a tu boda 

No mando a terceros

Soy muy amante de mi trabajo y sólo hago una celebración por fecha. En tu boda me tendrás a mí de forma exclusiva. 


No soy una fotógrafa de un día

Mi trabajo contigo empieza desde la firma del contrato. Los meses previos a la boda estaré para asesorarte y trabajaremos en equipo para crear esos rincones ideales donde haremos magia.

Mis parejas son las mejores

No te miento. Mi tipo de cliente es el que busca la naturalidad, las risas y los momentos más espontáneos. Son los que me dicen: deja ya la cámara, baila y bebe algo. Me siento agradecida, soy afortunada. 



Conoce más de mí en mi cuenta de Instagram